El Diario Vasco, July 25, 2013

From The Elvis Costello Wiki
Jump to: navigation, search
- Bibliography -
1975767778798081
8283848586878889
9091929394959697
9899000102030405
0607080910111213
14151617 18 19 20 21


El Diario Vasco

Spain publications

Newspapers

Magazines


European publications

-

Costello conquista La Zurriola

Elvis Costello En su cuarta visita a Donostia, el genio incansable viene por fin con su banda más legenderia, The Imposters

translate
  

Le hemos visto en San Sebastián con los efímeros The Rude 5, entre los que se encontraba, casualidad, el Marc Ribot que tocará en este Jazzaldia con John Zorn y la propia esposa de Costello, Diana Krall. Fue en 1991 en el Poliderportivo de Anoeta. Le hemos visto también en fructífera colaboración con Allen Toussaint en su primera visita al Jazzaldia en 2007. Regresó al Jazzaldia en 2010, pero vestido de country, con la banda The Sugarcanes y el añadido, histórico, de cantar con Kris Kristofferson.

Todos ellos fueron conciertos extraordinarios. Pero esta noche cuando, por fin, Elvis Costello vino acompañado por su banda básica, su auténtico grupo de compañeros y amigos, hermanos prácticamente, con quienes se lanzó en la marea ‘new wave’ de finales de los años 70, y emergió como uno de los mayores talentos que el pop y el rock ha dado nunca. Esa banda es The Attractions, reconvertida en The Imposters desde que el bajista original Bruce Thomas dejó el grupo por diferencias con Costello, y fue sustituido por Davey Faragher, que como Steve Nieve (teclados) y Pete Thomas (batería) es desde hace muchos años prácticamente parte del cuerpo y la mente de Costello. La capacidad asombrosa para adaptarse a todos los estilos que maneja el jefe, y la determinante personalidad de cada uno de ellos, se evidencia aún más en directo, como se pudo comprobar esta noche.

Todas sus épocas

Pocos directos tan imponentes y sustanciosos se pueden encontrar hoy en día como el que ofrecen Elvis Costello & the Imposters: supone sacar a relucir el vastísimo repertorio que el músico británico de 58 años ha acumulado desde su primer y ya brillante álbum, ‘My Aim Is True’ (1977). Un repertorio cargado de canciones fundamentales en la música británica, de ‘Alison’ a ‘Shipbuilding’, de ‘Pump It Up’ a ‘Oliver’s Army’, de las que llevan el pop a la categoría de arte mayor. Con The Attractions, o The Imposters, Costello ha elaborado su faceta más accesible y excitante.

Cada concierto de Elvis Costello &The Imposters es diferente, tienen a mano más de un centenar de canciones y pueden tocar cualquiera de ellas, según el impulso del momento. Una fiesta pop-rockera en la que se cuelan muchos éxitos, pero también canciones inesperadas y aún versiones de otros, a pesar de que Costello sea un compositor muy versioneado por otros y su propio repertorio daría para gozar hasta el amanecer.

El cuarteto de Costello llegó a San Sebastián en pleno recorrido de festivales veraniegos, tras hacer parada en Glastonbury y en Hyde Park a primeros de este mes. También actuará en Madrid y Barcelona, aunque ninguno de ellos es, desde luego, con entrada gratuita como el de esta noche y en un marco como el de la playa de La Zurriola.

El incansable grupo que actúa como si estuviera compuesto por impulsivos jovenzuelos, dedicó el mes de junio a recorrer toda Inglaterra, una veintena de actuaciones, con su espectáculo The Spinning Wheel Tour, que ya recuperaron el año pasado:se trataba de volver a la ingeniosa idea que Costello puso en marcha en 1987, llevando en escena una enorme ruleta con los títulos de 50 canciones, e invitando al público a subir al escenario para hacer girar el artilugio y ayudar al azar a elegir la canción que Costello y colegas interpretan inmediatamente.

Pero con ruleta o sin ella, la inmediatez y la tensión de los conciertos de Costello es la misma. también su capacidad para pasar por todas sus épocas, y por todos los estilos en los que se ha zambullido con éxito, con especial detenimiento en fundamentales discos de los años 80, como ‘Get Happy!’, ‘Imperial Bedroom’ o ‘Blood and Chocolate’.

Para los seguidores de Costello resulta un poco chocante, que algunos le consideren simplemente ‘el marido de Diana Krall’, pero esa relación parece haber dado nuevos bríos a quien durante un tiempo coqueteó incluso con la música clásica (ahí está todo un álbum orquestal, ‘Il Sogno’) aunque siempre se ha mantenido fiel al espíritu de la cultura rock, entendida en sus más amplias dimensiones. Hijo de un músico de una banda de jazz («mi trabajo no es muy diferente del suyo, voy dando vueltas por el mundo con mis canciones», dice), aprendió a amar desde niño las melodías que su padre escuchaba en discos de 78 rpm. Y así, toda la música popular desde el comienzo del siglo XX hasta hoy, del swing al hip-hop, le han influido y las ha adaptado a su inigualable voz.

Capaz de componerle todo un Lp a Wendy James en un fin de semana, colaborador de una interminable lista de grandes músicos de todos los géneros (Paul McCartney, Burt Bacharach, Allen Toussaint, Bill Frisell, o Anne Sophie Von Otter han grabado discos a medias con él; ha tenido como invitados en sus grabaciones a Chet Baker o Robert Wyatt; ha compartido escenario con Bob Dylan, Bruce Springsteen, The Who, Dave Grohl y decenas de grandes músicos que le admiran, incluidos Tony Bennett y Jamie Cullum, quien declaró ayer en San Sebastián su verdadera devoción por el que considera "un jazzman"), Costello es un creador hiperactivo que no para de idear nuevos proyectos.

Ya no es el airado joven que se enfrentaba a la prensa cuando algo no le gustaba, haciendo gala de su afilada ironía, y llegó a negarse a dar entrevistas para evitar discusiones. Será la madurez, aunque es una palabra que no le gusta nada. «Es una palabra que nunca ha ido conmigo. Como ‘conformidad’ y ‘satisfacción’. Son palabras que implican decaimiento, aposentarse. Y eso no cuadra conmigo». Tampoco se rinde en la batalla:sigue interpretando con convicción canciones que hizo contra la política de Margaret Thatcher, como la estremecedora ‘Shipbuilding’ o ‘Tramp the Dirt Down’, en la que soñaba con el día en que pudiera ir a visitar la tumba de la ‘dama de hierro’.

Tener a Elvis Costello de nuevo en San Sebastián ha sido otra ocasión de disfrutar de uno de los mayores talentos de la música, aún pleno de energía y pasión después de más de 35 años de carrera imparable. Se podría decir que está en su mejor momento. Su sentido del espectáculo es innato, combina las maneras del maestro de ceremonias encantado de juguetear con el público, la elegancia del ‘crooner’, la vitalidad del pop, y la furia rockera. El hombre de las gafas de pasta es infalible.

-

El Diario Vasco, July 25, 2013


El Diario Vasco reviews Elvis Costello and the Imposters on Thursday 25 July 2013 at Jazzaldia, Zurriola Beach, San Sebastián, Spain.

Images

2013-05-25 San Sebastián photo 01.jpg


-



Back to top

External links