La Voz de Galicia, June 11, 2005

From The Elvis Costello Wiki
Jump to: navigation, search
... Bibliography ...
7576777879808182
8384858687888990
9192939495969798
9900010203040506
0708091011121314
1516171819202122


La Voz de Galicia

Spain publications

Newspapers

Magazines

Online publications


European publications

-

Qué pena de pabellón auditivo

Elvis Costello / Vigo, Spain

translate
   B. R. Sotelino

Pese a las adversas condiciones de sonido, el artista ofreció un generoso concierto en el que durante dos horas y media repasó su extensa contribución a la historia de la música

Cada vez que hay un concierto en el Pabellón de As Travesas de Vigo, el público acude con resignación esperando que por arte de magia se solucione un problema básico para el disfrute de un espectáculo musical. Resulta que el citado auditorio es como una gran caja metálica en la que los sonidos rebotan del suelo al techo y de una pared a otra como en un partido de squash. Los espectadores esperan el milagro, pero la Virgen de Lourdes se resiste a ayudar a los técnicos de sonido. Y así, uno tras otro, van cayendo los mitos desde un escenario que, o se adecúa a ese uso, o que se utilice para los fines para los que la cancha ha sido concebida, los encuentros deportivos de toda índole. Al menos, mientras no se acepte la música como competición, olímpica o no.

De esta forma no habría que lamentar espectáculos como el que ofreció la noche del jueves el músico británico Elvis Costello. El artista ofreció uno de esos conciertos que podrían calificarse de inolvidables por la calidad de los intérpretes y la energía y el genio que derrochó el compositor e intérprete. Sin dar tregua, Costello sacó toda la artillería y fue enlazando una canción con otra, cambiando de ritmo sin perder el norte, uniendo sus impecables baladas con sus temas en los que ensambla estilos sin que nada chirríe: del rock espídico al reagee bailón, del soul sensual al pop setentero, del jazz al country como un coche de lujo: acelerando de cero a cien en cuestión de segundos.

Cuando empezó, la frialdad del auditorio semivacío daba escalofríos. Al arrancar la potente banda, la primera reacción era la de salir huyendo de una trampa letal para cualquier tímpano con ganas de llegar a viejo sin catar el sonotone . Afortunadamente, Elvis Costello es un profesional de primera categoría y supo hacerse con la situación como un torero hasta conseguir que el público se rindiera a sus pies. Dos orejas y vuelta al ruedo. Fueron dos horas y media de frenético viaje por la historia del mejor rock y pop de los últimos veinte años. Eso se notaba entre la audiencia, talludita , a la que habría que añadir una reflexión «de género»: ¿Por qué el 85 por ciento de los más fanáticos seguidores de Elvis Costello son hombres?

El artista británico, arropado por su banda The Imposters, hizo un repaso por algunos de sus temas míticos: "Radio, Radio," "Alison," "Oliver's Army," "Watching The Detectives," "(I Don't Want To Go To) Chelsea," "Pump It Up," "Almost Blue" ... Intercaló riffs guitarreros de melodías tan famosas como el "I Feel Pretty" de West Side Story y hasta dejó caer el éxito más surfero, la parodia a lo Beach Boys "The Other Side Of Summer" e impresionantes composiciones como la que da título a su álbum del 98, Painted From Memory, además de algunos temas del último disco, The Delivery Man.

La versatilidad ya conocida del brillante músico quedó patente en su primera visita a Vigo. Es de suponer que él no sabía cómo llegaba hasta los oídos de los que aguantaron pasando por alto la distorsión para saber apreciar los destellos del genio entre la maleza sonora. De ser así, era para cabrearse. Y no lo hizo. Al contrario, impertérrito con su traje y su corbata roja, con actitud incansable y un trabajo impecable, fueron pasando por sus manos una impresionante colección de guitarras eléctricas y acústicas.

Con los bises siguió demostrando generosidad y al final cayeron casi treinta canciones, todo un récord para la habitual tacañería que se gastan las estrellas. Hasta se atrevió con una estrofa a capella, casi inaudible para los que se situaban más lejos del escenario, que produjo un silencio de ceremonia. Sordos, pero contentos.

-

La Voz de Galicia, June 11, 2005


B. R. Sotelino reviews Elvis Costello & The Imposters, Thursday, June 9, 2005, Vigo, Spain.


-



Back to top

External links