Rockdelux, May 2016

From The Elvis Costello Wiki
Jump to: navigation, search
- Bibliography -
7475761977787980
8182838485868788
8990919293949596
9798990001020304
0506070809101112
13141516171819 20


Rockdelux

Spain publications

Newspapers

Magazines

Online publications


European publications

-

Elvis Costello

Desviaciones Emocionales

translate
   Xavier Gaillard

Con la aparición de Unfaithful Music & Disappearing Ink, su idiosincrásica y extensa autobiografia, y la explosión de su gira "Detour", en la cual rememora su pasado, tanto el vital como el discográfico, pareceria que Elvis Costello se encuentra en pleno periodo de introspección. Hablamos con él sobre los dos elementos que protagonizan su presente creativo: dos formas distintas, pero similarmente llenas de divergencias y rechazo a lo lineal, de reexaminar la carrera que ha construido a través de varias décadas.

"¿Es la yuxtaposición de ambos proyectos algo accidental, o mas bien está intrinsecamente relacionado? Es una pregunta complicada", reflexiona el londinense afincado en Nueva York. "Creo que no están tan vinculados como podríamos pensar, aunque sucedan al mismo tiempo. Obviamente, la escritura del libro se alargó unos cinco años: me costo acabar de estar satisfecho". El reencuentro con ciertos momentos clave de su existencia, especialmente las experiencias de niñez en su hogar, atipicamente musical, conforma el espiritu de las memorias. "Pensé mucho sobre mi padre durante la redaccion del libro. Lo que senti confirma que el ejemplo que me dio, fuera bueno o malo, la vivencia que resultó de tenerlo alrededor toda mi infancia y sus relaciones con el mundo del 'showbiz'... todo eso tiene mucho que ver en cómo pienso sobre la música hoy día". Ross MacManus, su peculiar progenitor, fue un trompetista y cantante de jazz que logró cierto éxito en los sesenta versionando temas populares de la época (recomendamos el visionado de su interpretación de "If I Had A Hammer", donde descubrimos que, mas que Buddy Holly, es su padre el que influenciá la apuesta estética de Elvis). "Asi es como conecto con esos ahos, con la trascendencia de esa atmósfera. He aqui un ejemplo muy claro de lo anómalo de mi situación: los padres de mis amigos normalmente golpeaban en sus puertas gritando '¡Baja esa músical!'. En mi caso, mi padre estaba en el comedor intentando aprender a cantar esas mismas canciones para interpretarias en la radio. Detalles como estos modificaron mi concepción del valor cultural de la musica". Tampoco desmerece la figura de su madre, encargada de vender vinilos en una tienda, suma experta del jazz del momento. "Era incluso más erudita, si cabe. Conocia un montón de estilos dispares y era de origenes humildes, puramente obreros. La musica fue una liberación para ambos, una ruptura con el mundo del cual provenian".

"Pero, desde luego, no es un affaire nostálgico”, prosigue Costello al respecto de “Unfaithful Music & Disappearing Ink”, publicado en inglés el pasado octubre – al mismo tiempo que el doble recopilatorio “Unfaithful Music & Soundtrack Album” (Universal, 2015) – y que Malpaso editará próximamente en España. “El significado y la importancia de mi padre no es algo en lo que pensara hasta que ya estaba metido de lleno en una carrera en la industria, con varios discos a mis espaldas. Para nada estoy embelleciendo al pasado; simplemente constato la presencia de determinadas influencias”. El libro quizá sorprendo a algunos lectores, al no tratarse de una constatación de los hechos cronológica y directa; Elvis ha intentado rehuir de ciertos clichés del formato para amenizar la experiencia. “Siempre me he interesado por historias sobre la gente del teatro, el cine, las artes visuales o, por supuesto, la música, estén o no escritas por los mismos protagonistas. Aunque, a decir verdad, no he leído muchas autobiografías del mundo del rock que me hayan atrapado; quizá media docena


“El grabar por grabar me parece una estupidez. Si vuelvo al estudio, tendría que tener una idea muy clara y específica del posible disco”

El problema recae en que muchas veces no hay mucha cosa que contrar, más allá de la información biográfica pura y dura de la vida y la carrera. Lo más valioso que podían aportar esas personas se encuentra en los surcos. No es siempre el caso, por supuesto, pero resulta habitual.” Para evitar esa inevitable caída en el tedio narrativo, Costello ha llevado a cabo un ejercicio más experimental. “He contado las historias de la forma que más me apeteció, desorganizadas de manera muy consciente, saltando en el tiempo, pero con cierta estructuración sofisticada detrás”.

“Ahora vuelvo a la carretera sabiendo que algunas personas, algunos de mis espectadores, lo habrán leído, y que esta lectura cambiará su perspectiva sobre las canciones, añadiendo una nueva capa de interpretación adicional.” Aunque, por supuesto, en consciente de que la obra, que ocupa unas 670 páginas, en las cuales se mezclan anécdotas, reflexiones, historietas, disquisiciones, musicales e ideas, no es de fácil digestión. “Honestamente, lo último en lo que pensé mientras lo escribía era el ‘público potencial’. Supongo que aquellos que han seguido mi producción musical son los compradores más probables, pero no descarto también a otras personas, a quienes solo les interesarán elementos específicos. Llegué a la conclusión de que, más allá del contenido, lo fundamental es que estuviera bien escrito”. A su paracer, no es estrictamente necesario que un lector esté familiarizado con un personaje para que se interese por él y, de hecho, es posible que así le sorprenda incluso más lo que se narra. “Hay gente que simplemente disfruta leyendo sobre otras vidas. En concreto, las vidas de artistas creativos, en lugar de las de generales o líderes corporativos; les fascina la tensíon que existe entre el día a día cotidiano y el trabajo que, en nuestro caso, no se resume en levantarse a las ocho para ir a la oficina”. Condensar esta tipología de vida alternativa en una explicación sencilla u resultona es prácticamente imposible, pero ahí va su intento, no falto de cierta sorna y autocrítica: “Por lo general contamos con más libertades y gozamos de más oportunidades para echar a perder nuestras vidas. A veces logramos sacar a la luz algo que la importa a la gente, y otros veces fracasamos en esa empresa intenté que todo esto se reflejara en el libro”.

Si bien se pasó varios años peleándose con las páginas, la publicación de “Unfaithful Music & Disappearing Ink” ha coincidido con “Detour”, una peculiar gira en la cual también revisita, noche tras noche, su pasado, y la edición del DVD “Detour. Live At Liverpool Philharmonic Hall Featuring Larkin Poe” (Eagle Vision-Universal, 2016). “Para nada creo que me encuentre en un momento concreto en el cual miro hacia atrás de forma dramática y forzosa; son dos proyectos que han ido siguiendo su curso uno al lado del otro, como líneas paralelas”. De hecho, para explicar la génesis de su nuevo espectáculo, se remite a “The Revolver Tour” (2011-2013) – capturado en todo su esplendor en el CD/DVD “The Return Of The Spectacular Spinning Songbook!!!” (Hip-O, 2012) -, una serie de conciertos con sus Imposters. Ese tour contaba con una enorme ruleta encima del escenario; al ser girada, el azar determinaba las canciones que interpretaría la banda (recuperación del mismo concepto de una gira de 1986). “Ese fue un montaje escénico tan exitoso como satisfactorio, en el cual tocábamos cualquier cosa que nos indicaba la ruleta. Pensé que seria interesante evitar tener que volver a recitales de repertorio limitado, encontrar una nueva forma de algutinar todas las canciones de las que dispongo”.

Costello, al igual que otros músicos nerviosos como David Byrne, es particularmente consciente de la importancia del escenario y necesita huir de la fatiga del concierto convencional, del piloto automático carente de innovaciones. De ahí que haya esbozado el concepto de “Detour”. “El título ya lo dice todo, es una gran deviación, dando a entender que mi objetivo no es trazar una línea previsible a través de mi cancionero. Lo cual también me proporciona una oportunidad para jugar visualmente. En el set hay instalada una enorme pantalla de televisión, donde puedo colocar algo divertido; la foto do un familiar o de alguien que sea famoso en la ciudad done esté actuando, una imagen que se disuelve y desencadena una canción vinculada…”. Costello asegura que es indudablemente uno de los shows más refrescantes y variados que ha diseñado. “Aunque esté tocando en solitario, el sonido es infinitamente versátil, desde el barullo más feroz de una guitarra ultra-amplificada hasta la canción más sosegada del mundo. También puedo tocar el piano, incluso el ukelele. Todo depende de cómo se vaya desenvolviendo la velada”.

Con los Imposters siempre existe un cierto peligro”, admite Costello, ponderando sobre las diferencias entre un concierto con banda y un recital a pelo. “Las circunstancias pueden impedir que el grupo sea tan enérgico como deberiq, o que trasmitamos la gran variedad de música para la cual estamos preparados. Si estoy yo solo, puedo acordarme de alguna canción y tocarla sin ningún tipo de preparación; por lo tanto, es un margen mucho más amplio”. Elvis, parece incluso sorprendido ante el hecho de que viejos temas rejuvenezcan y adopten nuevas formas. “En ocasiones incluso puedo recuperar un “hit” conocido, que he interpretado centenares de veces, y tener la sensación de tocarlo como si lo acabara de escribir. Es un efecto abrumador y extraño; que una canción antigua pueda ser impredecible, Y eso es algo que espero transmitirle a los espectadores: que esta música aún puede contar con ese riesgo, con ese misterio”. Argumenta que eso solo es posible en performances individuales: “A veces pillas un tema que era originalmente una balada y le metes un ritmo transforador, o al contrario, decides relajar una canción frenética y ahondar en las letras, y quizá descubres una coloración triste en la lirica que antes no habias sopesado”. Es decir, cada composición esconde muchos más matices de los que transmite a primera vista. “Y solo la interpretación en directo abre esas mutaciones de tonalidad”.

Sin embargo, aquellos que acudan a los conciertos esperando un repaso a los grandes éxitos quizá queden un poco decepcionados, Costello, que cada vez está más cansado del circuito de festivales, donde le obligan a tocar de forma sistemática canciones que tal vez no le apetecen, suele sufrir las expectativas del público, especialmente con los Imposters. “Ya ha pasado mucho tiempo desde mis discos con los Attractions, y ciertamente no noto un vínculo tan sensible con esa música como la mayoría de espectadores. Vivo en el presente, cuando toco con otros músicos, pienso en los que están conmigo ahora, no en los del pasado”. Al respecto de “Detour” , promete la inclusión de algunos de los clásicos, “pero no serán presentados de una manera ritualista, sino mucho más aleatoria. La gente que compra la entrada confía en que tome las decisiones correctas. Y aunque me tomo el concepto literalmente y dejo que fluya, me lo pienso bien. Me gusta poder ser la antítesis de una orquesta sinfónica. Al estar solo, me lo puedo permitir. La improvisación es la clave y le razón de ser de este espectáculo”. Esta voluntad se traduce en un sueño que, a estas alturas de su carrera, puede permitirse, que ningún concierto sea igual a otro anterior.

Costello admite que se encuentra en un excelente estado de forma escénico. “Giramos de forma regular, por Inglaterra, per Estados Unidos, por donde sea, lo cual es sorprendente, porque son tours que no se basan en lanzamientos de álbumes, sino en el cancionero e ideas originales. Si miro mi agenda, veo recompensada esta decisión de concentrarme en los directos. ¡No podía estar más ocupado!” A su parecer, estar seis meses en la carretera le resulta más que suficiente. “Por razores familiares tampoco puedo vivir en el filo y reventarme a hacer giras. Puede llegar a ser difícil compaginarlo, pero de momento me las he apañado”. Con casi una treintena de discos a sus espaldas, en los cuales he extendido sus afinidades pop a otras tipologías de música, como el country o la clásica. Elvis asevera que ahora mismo solo quiere tocar en salas de conciertos. “Me siento bien. El grabar por grabar me parece una estupidez. Si vuelvo al estudio, tendría una idea muy clara y especifica del posible disco, como pasó con The Roots – “Wise Up Ghost And Other Songs” (Blue Note, 2013) -. Lo haría porque de ello podría resultar una obra interesante, no por buscar una rápida via de ingresos”.


Elvis Costello ACTUA EL 4 DE JUNO EN ZARAGOZA (SALA MOZART DEL AUDITORIO), EL 5 EN MADRID (TEATRO MONUMENTAL) Y EL 6 EN SAN SEBASTIAN (AUDITORIO KURSALL).

-

Rockdelux, No. 350, May 2016


Xavier Gaillard interviews EC ahead of solo concerts June 4, Zaragoza, June 5, Madrid, and June 6, San Sebastián, and reviews Detour, Live At Liverpool Philharmonic Hall Featuring Larkin Poe.

Images

2016-05-00 Rock Delux page 52.jpg 2016-05-00 Rock Delux page 53.jpg
Page scans

2016-05-00 Rock Delux page 54.jpg


2016-05-00 Rock Delux cover.jpg
Cover.

La conservación del gran rodeo costelliano


Aquellos que no puedan esperar a su próxima gira estatal pueden estudiar minuciosamente la filmación de uno de sus conciertos: “Detour, Live At Liverpool Philharmonic Hall Featuring Larkin Poe”. Al igual que hizo con el “Spinning Songbook”, Elvis ha querido preservar para la posteridad una de las veladas (aunque nos advierte que “esta es solo un noche de entre muchas distintas”). En el transcurso del recital constatamos la vis más cómica de Costello, así como sus aptitudes como seudomonologuista y narrador “La película es relativamente tosca, poco pulida, real como la vida misma, y presenta momentos tan divertidos como espontáneos”. Asi, entre bromas y comentarios, progresa un concierto que incluye algunos hits y temas más desconocidos, incluyendo una composición inédita. “Además, cuento con la excepcional colaboración de Larkin Poe, una banda de raíces y bluegrass de Atlanta, que aportan un matiz ensoñador: preciosas armonías que dotan a su parte del concierto de una energía particular”.

La elección de Liverpool para le filmación pone punto y final a cualquier encontronazo que pudiera tener Elvis con el público ingles. Recordemos que en 2005, se quedó con un malísimo sabor de boca tras una actuación en Glastonbury en la cual sintió cierta hostilidad de una parte de los espectadores, algo que ahora desestima someramente. “En realidad no hubo ningún disgusto. Todo fue el típico invento del tabloide británico de turno. Desde entonces, he vuelto al Reino Unido en varias ocasiones y, de hecho, para esta gira tengo reservadas cuatro noches en el London Palladium. No hay ningún tipo de animosidad.

-



Back to top

External links